.
Connect with us

¿Es el consejo “Encuentra tu vocación” un buen consejo o una tontería?

By

Muchas personas afirman que el encontrar su vocación es de suma importancia. Si bien este objetivo no parece ser una cosa mala, es astuto y viene con muchas cosas a su desfavor. Te diré por qué. Empezaré por el principio.

Estaba perdido en cuanto a todos los formatos, frecuencias, parámetros y secciones cuando era niño. Mis compañeros de escuela decían que yo era un degenerado. Odiaba la escuela, y estaba obteniendo malas calificaciones. No había suerte en mí, así que buscaba una respuesta, algo que me pudiera alimentar con felicidad, con paz. Cuando estás triste, tratas de buscar una manera. Así que escuché los consejos que se trasmitían en la televisión y en internet.

Algunos sugirieron encontrar una actividad favorita. Decían: “Cuando encuentres tu vocación, te volverás feliz!”

Otros declararon: “Es mejor cuando haces lo que te gusta y la gente te paga por ello.”

Así que decidí encontrar una vocación…

Tic, tac…

Pasó mucho tiempo…

Una vez, escuché la canción Nothing Else Matters (Nada más importa).

Las notas tocadas por Metallica se arraigaron en mi subconsciente al susurrar una dulce frase: ¡Encontraste tu llamado, hombre! Ya nada importa, ¡solo tu llamado!

Así que después de inhalar algo de aire, me sumergí en el mundo de la música.

Fue mágico.

Fue tan loco y divertido.

Tocar la guitarra era mi pasión y pasatiempo, algo que me encantaba a más no poder. También fue algo que me trajo algo de ingresos, pero a pesar de que tenía dos cosas en una — algo que a mucha gente le hace falta: un pasatiempo favorito y un trabajo favorito — sentía un vacío en mi pecho. Había alcohol en mi estómago cada día. Porque ni un “llamado” personal o único le puede rescatar a uno de los cigarrillos, la cerveza o la depresión. Muchísimas personas exitosas se han enfrentado a este problema. ¿Te puedes recordar del vocalista del grupo Linkin Park que se suicidó? Él tenía un llamado para el canto. Realmente me encantaban sus canciones, pero trágicamente, se mató. ¿Y qué dices del vocalista prodigioso de Nirvana, Curt Cobain? Estos tipos habían descubierto su vocación. Tenían dinero, pero les faltaba algo importante: les faltaba el entendimiento de que ¡las profesiones comerciales publicitadas por la humanidad no pueden garantizar un sentido de realización duradero o el conocimiento para superar la depresión!

Por consiguiente, una PREGUNTA de magnitud gigantesca se presenta: “¿Es el descubrimiento de un llamado realmente tan valioso como afirma la sociedad?”

¡No, no es valioso! ¿Por qué? Daré algunas razones.

5 razones por las que encontrar tu vocación es una tontería.

1. Encontrar tu vocación es arriesgado.

Cuando era músico, mi maestro alguna vez me dijo: “Te invito a mi concierto, ¿tocarás?”. Acepté. Quería presentarme frente a todos, demostrarles que yo era genial, así que me preparé 14 horas por día. Como resultado, lastimé algunos ligamentos en mi brazo izquierdo. Hubo complicaciones.

Desafortunadamente, los doctores me prohibieron tocar. Traté de escuchar sus palabras, pero fracasé. El dolor era gigantesco, inaguantable, como si mi mano estuviera atascada en nitrógeno. En otras palabras, he perdido mi pasatiempo tan amado. Te tengo que preguntar, estimado lector. Respóndame: ¿Qué experimentará el cantante si pierde la voz? O, ¿qué experimentará un corredor si pierde una pierna? A final de todo, tu llamado personal es lo más importante, y si tus valores personales solamente giran en torno al trabajo, te agotarás, molestarás, y…

En resumen, cuanto más te apegas a alguna ocupación, más adicto te vuelves a ella. Estoy hablando de la esclavitud. O, si cambiamos la estructura de los pensamientos, obtenemos la siguiente frase: Si tu felicidad depende en encontrar un llamado en alguna profesión, entonces el trabajo se convierte en tu droga.

2. Si encuentras tu vocación, te pondrá en el marco.

Imagina que te encuentras realizando una actividad. Y luego te gusta la segunda, tercera y cuarta. ¿Qué harás en este caso? A fin de cuentas, la sociedad propone que nos enfoquemos en una o varias profesiones. Pero cuando quieres hacer muchas cosas, unos malditos idiotas nos proponen ver la vida de una manera minimalista. ¡¡¡Quieren limitarte!!! ¡Pero yo no quiero esto! Por ejemplo, me gusta comer, cocinar, hacer música, dibujar, aprender centenares de cosas, viajar, y demás. Me gusta hacer videos, así que edito archivos de video yo mismo. Yo creo los guiones por mi cuenta. Me encanta crear diseños, por lo cual yo hice las portadas de mis libros. Amo escribir poemas, entonces los escribí.

Entonces, ¿qué hace uno cuando uno hace tantas cosas? ¿Qué pasa si no quiero elegir una sola vocación? ¿Qué pasa si el mundo entero y todas las cosas creadas me emocionan? No estoy limitado de ninguna manera; soy todo en todo, y todo está dentro de mí. Es por eso que hace mucho tiempo, tiré por el excusado mi “llamado para encontrarme dedicado a uno a dos actividades encantadoras.”

3. El problema de la adicción al trabajo. Si encuentras tu profesión favorita de la cuál ganarás y dependerá tu bienestar, te volverás adicto a trabajar como drogadicto.

Piensa en tu compañero que sufre de una adicción al trabajo. Se volvió un adicto al trabajo porque encontró un empleo que le encantó frente a una pantalla de computadora: ¡VOILÀ! Carajo, sí que conozco qué es madrugarse en una oficina. Yo solía trabajar mucho porque pensaba que era normal. Por no culparme por ello, solía decir a todos: “Pero me gusta mi trabajo.” De hecho, pensaba que era bueno trabajar frente a una computadora 14 horas al día. Y ahora trabajo mucho menos. Trabajo no para disfrutar de mi trabajo sino para hacer cosas más importantes.

4. Una vocación solamente tiene sentido cuando concierne valores verdaderos.

Imagina que una chica está parada en una acera. En su mano sostiene una porción de helado mientras que un camión se dirige directamente hacia ella. ¡Una tragedia está a punto de suceder! Un muchacho se encuentra a 5 metros de una posible catástrofe. Viendo la potencial muerte de la muchacha, él piensa: “Mi vocación en la vida es ser fotógrafo. Pues, tomaré unas fotografías de este acontecimiento. Claro, es una pena para la chica, ¿pero de qué otra manera puedo ganar de mi trabajo? Por otro lado, ¡no quiero morirme por intentar salvarla! A fin de cuentas, el trabajar como fotógrafo es una ocupación importante.”

La situación antes mencionada ilustra cómo la humanidad se encuentra estancada. Después de todo, los intereses personales se volvieron más importantes que CUALQUIER OTRA COSA.

“Alex, no me importa la historia de aquella muchacha desconocida. Yo quiero encontrarme a mí mismo, quiero encontrar mi vocación. ¿Qué debo hacer?”, dirá alguna persona de las más egoístas. Bueno, si no te importan las demás personas, hablemos solamente de ti, una persona respetable que solamente le interesa sí misma. Si quieres tener una felicidad sintética, fingiré ser un ciudadano estándar durante un tiempo y te diré algo: “No hay nada más importante que encontrar tu vocación. Al carajo con todos los problemas que tienen las demás personas; al carajo con cualquier problema que pueda tener el planeta; y al carajo con las guerras y las personas que mueren. La persona más importante eres tú y tan solo TÚ, y cuando Alex Monaco te habla de valores que son más importantes que cualquier vocación profesional, ¡encoge como un tonto y haz lo que a tu cuerpo le gusta!”

Vivimos en una sociedad donde el éxito se he vuelta mucho más importante que el éxito de nuestros seres amados y la cultivación de los valores humanos.

5. Si la encuentras, tu vida se vuelve inmanejable.

Si encuentras la felicidad en algún empleo (en alguna vocación profesional) y tu estado de ánimo depende sobre cómo lo manejas, sucederá lo siguiente:

  1. En el futuro, tendrás problemas con los valores, la felicidad, y las personas que te rodean.
  2. Cuando envejezcas, te arrepentirás de haber sido cegado por las ocupaciones, el dinero y el deseo de tener un trabajo favorito, que, créeme, no es la cosa más importante.

Tal vez piensas que estoy equivocado, pero no estoy tratando de ser una persona recta. Mi pasión es ayudarte. Esta pasión está dentro de mí; es mi vocación. Sí, mi llamado es verte como un mejor amigo. Mi llamado es amarte más de lo que tú te amas a ti mismo.

¡Esto no es todo!

Mientras hablábamos, puedo apostar que alguien que vive en tu calle dedicó su tiempo a jugar videojuegos. Alguien aprendió a bailar un striptease. Sin embargo, aprender y disfrutar de ser competente en estas actividades no garantiza que uno progresará en sus relaciones, nivel de felicidad y la maduración de su personalidad. Además, si estas personas no toman el tiempo de comprender lo que es la depresión, ¿qué harán cuándo la situación se vuelva difícil para sus seres amados?” ¿Y cómo ayudarse a sí mismo cuando las cosas se vuelven difíciles? ¿Ahora entiendes por qué muchísimas personas, a pesar de que hayan encontrado una profesión que les gusta, todavía sufren de malos pensamientos? Se debe a que no saben cómo hacer amistades y entender el vacío en su pecho. ¡Y, sin embargo, todos tenemos un talento para resolver este problema! ¡Está codificado en nosotros! ¿O quizás piensas que tu llamado no es ayudar a tus seres queridos?

¿Crees que tu vocación no puede tratarse de comunicarte con tus seres queridos?

Puedes ver este tema desde varias perspectivas. Sin embargo, la esencia sigue siendo la misma. ¿A qué se debe esto? ¿Puede ser que malinterpretamos la palabra que se conoce como “vocación”?

¿Qué es una verdadera vocación?

Veamos a este significado mediante el estudio de varios artículos sobre el tema.

En un trabajo de investigación titulado Joy of Passion—Finding Your Calling (La alegría de la pasión: Encontrando tu vocación), se puede encontrar la siguiente definición:

“Una persona que tiene un llamado no trabaja para obtener ganancias financieras o avances profesionales, sino para el sentido de realización personal que ese trabajo le aporta.”

Como puedes ver, se trata del trabajo, profesiones o actividades que ejercemos para ganarse la vida. Sin embargo, las personas más felices no se encuentran en las ocupaciones u oficinas, sino son aquellas que se sienten cómodas sin importar el trabajo que realicen. ¿O tal vez estoy equivocado? Piénsalo: Cuando la Srta. Evolución creó a los seres humanos, no sabía nada acerca de las ocupaciones o profesiones que las personas crearían en un futuro. Estoy seguro de que la profesión de rata de oficina no está codificada en el genoma humano. REALIDAD: Ninguna persona ha venido al mundo para ser costurero, diseñador técnico o taxista. ¿O quizá estoy equivocado? ¿Sabes cuándo se creó la profesión de diseñador web? Imagina que naciste en 1922 con un llamado para diseñar increíbles sitios web. ¿Qué podrías hacer? ¿Significa que nunca te encontrarás a ti mismo, que jamás hallarás tu vocación?

Así que si estás buscando un llamado real o sobrenatural que fue codificado en ti, deberás buscar cosas que no han sido creadas por los seres humanos, sino por la naturaleza. Puedes tratar mis palabras como gustes, pero tendrás que descubrir su significado por tu cuenta. Puedes vincular su significado a las habilidades humanas, a algún lugar, trabajo, emoción, o lo que sea. Aparentemente, esta tarea no es fácil, por lo cual busqué todavía más intensamente cuando se trató de elegir mi vocación. Dado que no hay buenos libros sobre el tema, he organizado los distintos tipos de vocaciones en diferentes categorías. He asignado la primera categoría de vocaciones a diversas profesiones que pueden generar dinero o placer. Clasifiqué el segundo tipo de vocaciones como llamados sobrenaturales.

¿Qué son llamados y talentos sobrenaturales?

Los llamados sobrenaturales son más poderosos que los llamados ocupacionales. Los llamados sobrenaturales incrementan tu valor, te ayudan a mantener el equilibrio y a ser un amo de la vida. Si aún viviese, Aristóteles diría: “¡Sí, Alex tiene razón!”

Aristóteles afirmaría que el placer más inmenso es ser consciente y filosófico. Y si se uniesen a nuestra conversación otros grandes filósofos, como Confucio y Buda, resultaría que todos estaríamos diciendo lo mismo, solo que desde una perspectiva diferente. Entonces sintetizaré sus pensamientos en una sola oración: La mejor manera de encontrar la realización es trabajando en tu personalidad.

Por supuesto, algunas personas contradirán e incluso se reirán de mis ideas. Pero sé que funciona lo que realmente funciona y creo que cualquiera puede lograrlo. ¡Porque trabajar en tu manera de pensar no requiere poseer un talento excepcional! ¡Cualquier persona puede lograrlo! Pero muy pocos lo logran. Esto se debe a que lo sociedad se redirige hacia otra parte. La sociedad y las escuelas siguen diciéndote que necesitas dedicar más tiempo al conocimiento profesional que al desarrollo personal, que a la auto-educación. A fin de cuentas, las instituciones académicas del estado no requieren de personas que puedan ser felices y libres.

Espero entiendas mis pensamientos.

Si no es así, ¡corrígelos y usalos!

O di en voz alta: “¡De ahora en adelante, prestaré atención a los llamados sobrenaturales que recibo de la naturaleza! ¡Aprenderé a evitar los malos pensamientos! ¡Elevaré mi nivel de consciencia por encima de los valores estándares! ¡Este es mi llamado innato: vivir y disfrutar la capacidad de respirar!” Por el amor de Monaco, ¿alguna vez has visto cómo los guitarristas profesionales (tales como Satriani) tocan las partes solistas? ¡Puedes tocar mejor que él, mejor que Niccolò Paganini e incluso mejor que Steven Vai! Pero lo harás con tu cerebro, ¡no con una guitarra! Si trabajas en ello con más frecuencia, cambiarás tus emociones de menor a mayor. Serás capaz de tocar emociones por onza, así como si estuvieras tocando acordes. Sentirás felicidad, alegría y nirvana todo al mismo tiempo. He visto cómo las personas realizan su vida de manera magistral e impresionante. ¡Es impresionante, y tú puedes hacerlo! Oh sí, mientras los demás están tocando cuerdas o escribiendo en el teclado de una computadora, puedes dar rienda suelta a tu talento innato. ¡Crea una vida plena que la gente llamará una obra maestra! Es verdad, puedes estar en desacuerdo conmigo, pero no hay nada más extraordinario que la auto-creación. Y sí, déjate convertirte en el resultado de tu trabajo. ¡Sé una sinfonía, una hoja de papel repleta de conocimiento! Sé un maestro de la paz. Conviértete en la canción que las otras personas quieran cantar. ¡Constrúyete a ti mismo a partir de los mejores valores humanos que se pueden admirar, tal como los 24 Caprichos de Paganini!

En otras palabras, propongo que te vuelvas único no por tu profesión, sino por el tipo de persona en la que te has convertido, ¡por cómo te has moldeado a ti mismo!

Tu valor no depende del estatus sino de los valores que persigas.

Entonces, ¿qué vas a hacer? ¿Tal vez sea tu turno? ¿Quizás es hora de convertirse en un profesional de la vida: el arquitecto / alquimista / diseñador de tu vida? Confía en mí, ¡cada persona puede lograrlo!

Conviértete en el diseñador de tu vida. Aprende a controlarla. ¡Esta es una jugada mucho más sabia que ser el mejor profesional en Photoshop, TikTok, Corel, Adobe Premiere, o programación!

“¡Estúpido eres, Alex! No tengo el talento para ser feliz, así que ¿cómo puedo diseñar una vida feliz?”, dirá alguno de los chicos que leen este artículo. ¡Yo tengo una respuesta para él! ¿Estás listo?

TODO EL MUNDO TIENE EL TALENTO PARA CONTROLAR SUS PROPIAS EMOCIONES. ¡Cual sea la emoción! ¡El panel de control está en tu cabeza! Es posible que te sientas mejor después de beber una cerveza o meditar. Sería mejor sin cerveza, pero la cerveza demuestra que tus elecciones pueden cambiar el estado de ánimo.

O…

¿Quizás todavía crees que buscar la felicidad en una profesión es lo más importante en la vida?

Entiende, no está mal estudiar. El aprender es una cosa formidable, y puedes ganar dinero con ello más tarde. Sin embargo, no deberías aprender a ser feliz algún día, sino porque ya eres feliz y solamente desees agregar algunos bonos nuevos a la felicidad que vives y—

¡ESPERA! ¡NECESITO COMER, ALEX! COMPÁRTAME CÓMO DEBO HACER PARA OBTENER DINERO Y GANARME LA VIDA

“De acuerdo, Alex, ¿me sugieres no trabajar en absoluto? ¿O puede ser que me estás sugiriendo que me encuentre un trabajo de porquería que no me guste?”, preguntará uno de los lectores. Tengo una respuesta. Bajémonos hasta la tierra; a fin de cuentas, todos necesitamos comer. Tu billetera no puede estar vacía, entonces es sabio no solamente trabajar en tu personalidad, en tu felicidad. Por consiguiente, vamos a sumergirnos en la realidad: Necesitas resolver los problemas con un trabajo y con dinero.

Por supuesto, desconozco tu situación. Tal vez tengas un trabajo de porquería que detestas a más no poder. O quizás tienes un buen empleo, pero está empezando a molestarte. ¡Yo sé qué hacer! ¡Porque una vez estuve en tus zapatos!

¿Te recuerdas cuando te dije alguna vez que había trabajado en Inglaterra? Estas manos estaban involucradas en muchos trabajos distintos dado que el autor de este libro estaba infeliz. Brincando de un empleo a otro como un saltamontes, me encontré laborando en el Hotel Victoria en la ciudad de Torquay. Sin embargo, mis problemas no se esfumaron. Después de todo, cada vez que brincaba de un trabajo a otro, llevaba conmigo la personalidad de una persona insatisfecha. Es por eso que mi nuevo empleo de mesero fue una experiencia horrible como las anteriores que había experimentado. Aquí me rodeaba una jauría de hienas. Mis compañeros de trabajo me estaban desgarrando a pedazos cada día con sus chismes y miradas enojadas. En una ocasión me sentí completamente disgustado, asqueado con toda la situación. Dado que el sueldo que percibía no era tan bajo, tenía miedo de perder este empleo, pero estaba consternado conmigo mismo por el deseo de venganza que experimentaba. Tomé la decisión de mostrarle el dedo a mis compañeros de trabajo. Esto es lo que hice con una chica polaca de nombre Teresa, que estaba esparciendo rumores repugnantes acerca de mí. Cuando la vi, deseaba auto-acariciarme con amor propio, o sea ¡burlarme de ella!

Me acerqué a ella y le dije: “Teresa, eres una princesa. Tengo que decirte algo. Estoy consciente que tú y yo no nos llevamos bien, pero a partir de ahora, intentaré hacer que el ámbito laboral sea un poco más placentero para los dos. Y sabes, me has agradado como persona desde un principio.”

Su reacción ante mis palabras puso un final a mi antigua mentalidad. ¡Si tan solo pudieras haber visto la expresión en su rostro! Las lágrimas corrieron por sus mejillas. Ella me agradeció por las cálidas palabras que le había dicho. Más tarde esa misma noche, ella se me acercó y me comentó: “Alex, hablé con los chefs y les pedí que te guardaran algo de pollo en el horno microondas.”

A partir de ese día, sentí como si yo estuviera trabajando en el cielo. Se me ocurrió que la única hiena en ese restaurante era yo.

Poco después de esto, las reglas en el trabajo cambiaron, y todo el personal de servicio obtuvo el derecho de comer en el restaurante sin costo. Esto fue solo el comienzo. Conocí a los cocineros y descubrí que uno tocaba la batería, así que nos volvimos amigos. Poco después, nuestro supervisor, Omar, se ofreció a crear un sitio web para sus amigos. Yo era nuevo en el diseño de sitios web, pero acepté la oferta. Así es cómo el viejo Alex desapareció, y nació el nuevo que disfruta de los momentos especiales y no del trabajo en sí. Me di cuenta de esto:

Si descubres tu pasión por la comunicación y aprendes a ser una persona feliz, encontrarás la felicidad en cualquier trabajo, incluso si el empleo es realmente mediocre. Porque si te sientes bien, obtendrás un ascenso, y tal vez incluso podrías llegar a ser director.

En el pasado, me la pasaba buscando un puesto apropiado para mí donde podría desempeñar tareas técnicas que pudiera disfrutar. Pero después de eso, empecé a buscar un puesto donde pudiera aprender a amar la vida, por lo cual comencé a buscar empleos que fueran un reto. Encontré una pasión por adaptarme a condiciones desafiantes. Puesto que la adaptación al ambiente es algo que es codificado en los seres humanos, cada cual puede hacerlo. ¿Entonces, por qué no despierten este talento en ustedes, estimados lectores?

Aunque es un desafío, es posible.

Entonces, ¿cómo actuarás?

Imagina que, dentro de un año a partir de este momento, te encuentro en la calle y te pregunto: “¿Quién eres tú?”

¿Cuál será tu respuesta?

¿Eres un diseñador?

¿Un músico?

¿Un cantante?

¿Tal vez eres una estrella de cine?

Entonces, ¿quién eres?

¿Sabes por qué es difícil para las personas responder a preguntas similares? Es debido a que cuando eran pequeños, los adultos les preguntaban a qué tipo de profesión se querían dedicar cuando fuesen grandes, no qué tipo de persona les gustaría llegar a ser…

No obstante, deberíamos hablar más acerca de las características humanas, no sobre las profesiones que fueron creadas por las personas de negocios.

Recuerda, a pesar de las grandes metas que fijas para ti mismo, primero deberías dominar la mejor profesión que existe en esta Tierra: ¡El Arte de la Vida!

Si no dominas El Arte de la Vida, ninguna de las maravillosas y esplendorosas profesiones de prestigio te traerá una sensación de verdadera satisfacción.

Recursos:

¡Vamos a discutir!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *